10 consejos para escribir un buen post

Escribir un buen post, qué fácil es decirlo y qué difícil hacerlo.

Tener un blog y hacerlo de forma profesional, es un trabajo que conlleva mucha dedicación, tal y como comentamos en nuestro anterior post sobre las “4 reglas de oro para escribir un blog de éxito”.

escribir un buen post

Elegir el tema sobre el que vas a escribir, investigar sobre ello, estructurar el texto, redactar el post, buscar las imágenes, pensar el título, seguir una línea editorial… son un trabajo en sí.

Existe mucho desconocimiento acerca del mundo del blogging todavía, pero quienes nos dedicamos  a ello, sabemos perfectamente la de horas que hay detrás de la publicación de un post.

En el post de hoy queremos darte diez consejos que debes tener en cuenta para escribir un buen post, no existe la fórmula perfecta pero si los consejos perfectos para llegar a escribir un post ganador.

Cómo escribir un buen post:

 

escribir un buen post

1. Conoce a tu audiencia: 

Es fundamental conocer a nuestra audiencia. No podemos empezar a escribir un post sin saber a quién va a ir dirigido.

Es un trabajo que debemos realizar con anterioridad, en el momento de crear nuestra línea editorial, para ser coherentes con los posts que publicamos, los valores que transmitimos y nuestro tono.

¿Quién es la persona que queremos que lea nuestros posts? ¿Por qué debería leer el nuestro y no los cientos que hay en internet? ?Qué intereses y gustos tiene?

Muchas veces sucede que abrimos un blog y parece que lo hacemos para nosotros mismos.

Se trata de escribir sobre algo que nos apasione, pero se trata de hacerlo de un modo que otros quieran leerlo. Por tanto, es fundamental determinar cuál va a ser tu público y qué vas a hacer de diferente para que elijan leer tu blog y no el de otro.

No se trata de inventar una temática o escribir sobre algo inusual, sino que se trata de cómo lo cuentas, de cuál es tu experiencia, tu punto de vista, ¿qué aportas a tu lector?

Pero si no conoces bien a tu público, si no sabes a quién te diriges, entonces, crear una estrategia será misión imposible.

2. Elección del tema:

Es importante que la elección del tema sobre el que vas a escribir no sea algo al azar o decidido con prisas.

Como hemos dicho al principio, dedicarse al mundo del blogging es un trabajo en sí mismo, un producto que tenemos que crear y vender día a día.

Te aconsejo crear un calendario editorial en el que anotes los post sobre los que vas a escribir a un mes vista, al menos, para que te de tiempo de organizarte y poder crear tu post con tiempo suficiente.

De este modo, organizas las temáticas y empiezas a preparar con antelación los posts siguiendo una línea acorde con los intereses de tu audiencia.

No hay nada peor que escribir los post la noche antes. Si tienes un blog y te lo tomas como un trabajo, necesitas organización.

3. Elabora un calendario editorial:

Trabajar con un calendario editorial te permite llevar un orden y control de tus contenidos.

No se trata solamente de prever los contenidos sobre los que vas a escribir para poder organizarte con tiempo, sino además, para no repetir los posts e incluso para poder añadir información a otros posts anteriores.

4. Croquis del post:

Una vez sabes a quién va a ir dirigido el post y sobre qué vas a escribir, coge papel y boli y piensa en un pequeño esquema que te servirá de referencia y estructura tu post.

Organiza el contenido sobre el que vas a escribir y cómo lo vas a escribir. ¿Cuáles son las ideas principales? ¿Cómo las vas a ordenar y cómo las vas a explicar?

Si se trata por ejemplo de un post sobre “cómo hacer”, entonces organiza bien cuáles son los pasos del tutorial y en qué orden los vas a poner. Después tendrás que dedicarte a realizar las fotos del paso a paso con una buena edición de las mismas para que a alguien le apetezca leer tu post y que le atraiga de un modo que sienta la necesidad de no perderse los siguientes.

En caso de que escribas sobre un tema en concreto, entonces necesitarás llevar a cabo la investigación y documentación pertinente.

5. No hables de lo que no sabes:

¿Imaginas un profesor de derecho que ha estudiado informática? No tiene sentido y además como alumnos ¿sería un fiasco verdad? ¿Qué iba a responderos ese profesor al preguntarle sobre Derecho Romano?

Pues lo mismo pasa con los posts.

Escribir sobre algo que no conoces es algo que se nota a kilómetros de distancia y de eso se va a dar cuenta tu lector, que probablemente no se sienta inspirado al leerte y decida no volver.

Escribir sobre algo que no conoces provocará un sobreesfuerzo en ti, dedicarás el triple de horas en documentarte y en preparar el post y encima, no lograrás convencer a tus usuarios, y entonces la frustración será total y probablemente te lleve a abandonar el blog más pronto que tarde.

6. Elige el momento: 

Escribir un post conlleva que la persona que lo redacta está inspirada y se encuentra en un buen momento para dejar fluir las ideas.

Si estás estresado o en un mal momento, las ideas no fluyen y escribir un post te va a costar el doble de lo habitual. Piensa que es un trabajo que tiene una parte creativa, una creatividad que es imposible que surja cuando uno no está a lo que tiene que estar, ni le apaetece.

7. Un título que mola:

Ese título que has utilizado, ¿te llama la atención a ti? ¿te dan ganas de hacer clic y dedicar los próximos diez minutos a leer a esa persona?

Dicen que la primera impresión es la que cuenta, lo mismo pasa con el título de tu post.

El título es lo primero que van a leer, si con eso no atraes a tus usuarios entonces olvídate.

Es importante que seas capaz de explicar en el título de qué trata el post de un modo sintetizado, y además, que seas los suficientemente creativo como para que alguien decida hacer clic y leer tu contenido y no el de otros.

8. Claridad y calidad:

Este es un punto importante en todos los tipos de post, pero más todavía en los posts que son muy visuales o de paso a paso.

Si vais a hacer un post detallando el paso a paso para lograr un objetivo, es importante que vosotros mismos reviséis el post y lo reescribáis tantas veces como sea necesario con el fin de que os resulte comprensible desde el punto de vista de vuestros lectores. Si os es posible, lo mejor sería pedir a una tercera persona que le echara un vistazo y os dijera si le resulta o no comprensible.

De otro lado, en los post de paso a paso (como son los de manualidades) o de viajes, cocina, etc. post en los que la fotografía juega un papel fundamental, es muy importante que las imágenes sean de calidad.

Dedicarle todo el tiempo que sea necesario para que las fotos sean atractivas. Todos hemos empezado haciendo fotos como podíamos, pero cuando tu blog se convierte en un trabajo, hay concesiones que ya no nos podemos permitir.

Busca un lugar con buena luz, una cámara que te permita hacer fotos de calidad, y toma algunos consejos básicos sobre edición de fotos, hay un montón en internet.

Escribir un buen post conlleva que todo el contenido que compartes, del tipo que sea con los elementos que sean, sea de calidad.

9. Extras: 

Es importante que añadas contenido visual a tus posts con el fin de hacerlos más atractivos, conseguirás enganchar más a tu audiencia y dinamizar el contenido que compartes.

Los posts largos con una información más completa, son los que mejor funcionan, pero no lo conviertas en algo monótono e intenta hacer la lectura más atractiva.

En caso que aporte valor, es muy positivo añadir enlaces externos, no solo con el fin de llevar a cabo una estrategia de link building, sino porque tu lector agradecerá que además se lo pongas fácil para enlazar con otros contenidos relacionados que complementan o amplían esa información.

10. Revisa el texto y vuelve a revisar: 

El útlimo de los consejos para escribir un buen post es revisarlo y volverlo a revisar si es necesario.

Como ves, escribir un buen post es algo laborioso, así que nunca jamás des por bueno un post a la primera.

Es fundamental que repases lo que has escrito por dos motivos:

  • Repasar la ortografía. Imagina que lees el post de alguien a quien tenías de referencia y encuentras faltas que hacen que te sangren los ojos, ¿está feo no crees?
  • Repasar el contenido. Puede que mientras estabas inspirado e ibas escribiendo todo el contenido que tenías en mente te parezca que eres Shakespeare y que has escrito el post de tu vida. Sin embargo, échale un vistazo, a ver si todo tiene sentido y está bien redactado. Repasa que no te hayas dejado nada en el tintero.

¿Preparad@ para escribir un buen post?

Compartelo: Facebook Twitter LinkedIn Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *